Tapachula, Chis. 23/05/2019 33oC

Mujeres en el Senado: “Vamos por la mitad del cielo, y por la mitad de las decisiones”

Tren Parlamentario // Vicente Bello

Ciudad de México; 15 de mayo de 2019.- En la continuación de su periodo extraordinario -iniciado la semana pasada-, el Senado de la República aprobó ayer diversas leyes. Una que mereció posicionamientos múltiples fue la que construyeron las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales para la Igualdad de Género y de Estudios Legislativos, relativos a la paridad (igualdad) de género.

La senadora más feminista de todas, Malú Mícher, se congratuló en la tribuna de que, a partir de esta reforma constitucional, hombres y mujeres tendrán igualdad “en todo”.  

“A partir de la aprobación de este dictamen”, dijo la senadora Morenista, “deberemos implementar políticas públicas, medidas y acciones para asegurar a todas las mujeres en la participación política con libertad, con seguridad y con garantías de que no vivirán violencia.

“Tipificar el derecho a la igualdad, a la paridad en los puestos de decisión y de elección habla de eliminar también la violencia política. Se acabaron esos discursos donde nos dicen: ‘¡Ah!, ¿quieres ser candidata? Bueno, pues vamos a darle un municipio pobre y, además, no le mandemos dinero; y, además, no la acompañemos en su campaña; y, además, sabemos que no va a ganar porque tiene preferencia por otro partido’.

“Se acabó la violencia política contra nosotras, y de eso tendremos que hablar más adelante, ¿por qué? porque como dice el proverbio chino: ‘vamos por la mitad del cielo, el cielo político, el cielo de la política nos pertenece; vamos por la mitad de las decisiones, porque sí tenemos un proyecto de país”.

Docenas de oradoras. Pero ninguna argumentó como José Narro Céspedes, senador zacatecano, de Morena. He aquí partes medulares de lo que dijo: “A mí me tocó hace muchos años traer a la Comandante Ramona de Chiapas a México, una comandante que tenía tuberculosis, que tenía problemas de desnutrición, que tenía problemas renales, una mujer que tenía todas las condiciones de la discriminación y todas las consecuencias de la pobreza, queremos la paridad para ellas, para ellas, para los indígenas y para todas y para todos los mexicanos.

“En 1821 se firmó el Acta de la Independencia en México, ninguna mujer firmó el Acta de la Independencia, en 200 años después, en el México independiente, incluso en México, en 1955, cuando le fue dado el derecho al voto a las mujeres, éstas a pesar de ello han sido personajes invisibles, en lo fundamental para la historia mexicana.

“Hasta el año de 1963, el Senado mexicano tuvo a sus dos primeras Senadoras, María Lavalle Urbina y Alicia Arellano Tapia. En 1988, tuvimos a nuestra primera candidata a la Presidencia mujer, a Rosario Ybarra de Piedra.

“… Sólo 7 mujeres  han gobernado un estado en toda la historia de México. En 1979, Griselda Álvarez Ponce,  se convirtió en la primera gobernadora de un estado mexicano, Colima. Nuestra compañera Beatriz Paredes en el 87, gobernando Tlaxcala. En el 21, Dulce María Sauri Riancho, Yucatán. En el 99, Rosario Robles, en el Distrito Federal. En el 2004, Amalia García, en Zacatecas. Ivonne Ortega, en Yucatán, en el 2007. Claudia Pavlovich en Sonora, en el 2015.

“En los partidos políticos hasta hoy la llamada cuota de género  fue tomada como un castigo.

“Cómo olvidar el capítulo vergonzoso de ‘Las Juanitas’ de la Cámara de Diputados cuando mujeres lograron por cuota de género y a los días de haber tomado posesión como legisladoras las hicieron renunciar para que tramposamente llegaran hombres a ocupar esos espacios.

“Los derechos que hoy serán votados son parte fundamental, pero no final de una lucha que debe de continuar.

“Qué caso tiene que los derechos políticos estén reconocidos en la Constitución o en las leyes secundarias si una mujer actualmente no puede caminar por la calle sintiéndose segura; millones de mujeres no pueden estar en su casa, con la tranquilidad de saber que su vida no corre peligro.

“Millones de mujeres actualmente perciben salarios inferiores a lo de los hombres, y en el imaginario y en la cultura mexicana la opinión de una mujer parece ser que siempre será inferior.

“… Desde la cuarta transformación tenemos que trabajar para que hombres y mujeres para llegar a la paridad de cada espacio de la vida pública y privada de México a cada rincón de nuestro país.

“… Es imposible que en algunos estados de México aún se esté debatiendo el derecho de una mujer a decidir sobre su cuerpo, cuando a partir de hoy su derecho a acceder al poder político, aparentemente está garantizado.

“A lo largo de 10 años se han registrado 531 juicios penales por el delito de aborto que derivaron en 228 sentencias y 98 mujeres con dictámenes de ser encarceladas en nuestro país.

“En esta celebración democrática propiciada por la cuarta transformación no podemos olvidar a las más de 700 feminicidios ocurridos durante 2018, seis de cada 10 mujeres han sufrido algún tipo de violencia, según los estudios.

“… Actualmente en México la brecha salarial entre hombres y mujeres es del 34 %, esto quiere decir que por desempeñar el mismo trabajo ellas ganan sólo por ese hecho, menos que un hombre.

“En México la pobreza es un asunto de mujeres, pues de los grupos vulnerables ellos son los más pobres entre los pobres.

“Esta reforma no significa acabar con esta lucha, que es la lucha contra los feminicidios, contra la violencia de género, contra los jóvenes y contra las niñas, contra la discriminación, contra la esclavitud, contra la trata, contra el hecho que se tengan que prostituir por necesidad”. (Continuará)

15/05/2019