Tapachula, Chis. 03/10/2022 22.29oC

Solo el 32,7% de la población puede acceder a un crédito formal

En México en la actualidad suceden dos cosas que son desventajosas para una parte de la población. Por un lado, hay una crisis económica importante que está principalmente atravesada por la inflación, que es la suba generalidad de precios, que hace que diariamente retroceda el poder adquisitivo de los asalariados. Por otro lado, sucede que justamente esa población que es la que menos ingresos tiene, no siempre puede acceder a un crédito formal, y tiene que apelar a apoyos de dinero totalmente informales, que tienen condiciones que menoscaban su situación financiera.

 

De acuerdo a distintos análisis y estudios que se van realizando, en ciertas ciudades como Querétaro, Estado de México, Baja California, Puebla, Monterrey, entre otras, es en donde se acentúa más aún esta situación. Nos estamos refiriendo puntualmente a estas operaciones que muchas veces son préstamos en línea o que se otorgan personalmente, pero tienen tasas de interés sumamente altas en comparación con las fijadas por el sistema financiero tradicional, o bien, cuentan con condiciones que son abusivas, que derivan en muchos casos en situaciones de fraude o de prácticas extorsivas.

 

Esto, de acuerdo a diversos estudios, sucede por diversas razones, pero sin dudas la principal es que sólo el 32.7% de la población mexicana puede acceder a un crédito formal, que es el que otorgan entidades autorizadas legalmente para funcionar. Es así que tienen que acudir a estos préstamos que muchas veces fijan tasas de interés que son desde 10% a 30% de forma mensual.

 

Hasta el momento de este análisis, la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) ya había recibido no menos de 15 mil denuncias y/o reportes en la capital mexicana, por posibles fraudes de estas instituciones financieras. De esa forma, la Fiscalía General de la República ya se encuentra realizando numerosas investigaciones a los fines de poder desbaratar estos grupos, que se tiene sospechas que operan no solo en México sino que también lo hacen desde otros países como Colombia o China.

 

Suceden dos hechos ilícitos principalmente. Por un lado, hay entidades o personas que sí otorgan créditos, pero que luego al momento de cobrar cambian las condiciones y establecen montos mucho más altos que los pactados inicialmente, y es ese el momento en donde se inician extorsiones, amenazas, entre otros padecimientos para los clientes. Pero por otro lado, están también aquellas plataformas que directamente no existen, que son totalmente falsas, y que hacen que una persona ingrese sus datos, dé acceso a información de su celular por ejemplo, y luego con esos datos realizan solicitudes de crédito, retiro de fondos de cuentas, entre otras cuestiones similares.

 

 

La realidad es que esta práctica, años antes, estaba principalmente instalada en los barrios que son más vulnerables y en donde muchas familias tienen la inmediata necesidad de acceder a un crédito. Hoy en día eso dejó de ser así, y estos delitos están presentes en plataformas digitales, muchas de las cuales aparentan realmente legalidad. El aumento de la pobreza y la falta de empleo primero por la pandemia del Covid 19 y luego por la inflación, ha llevado a que cada vez más personas tengan que solicitar estos créditos. Es así que siempre se recomienda tener suma precaución, y más todavía si la solicitud es por medio de redes sociales o sitios de ese tipo.

 

22/09/2022

Galería