Tapachula, Chis. 28/11/2021 25.29oC

La peligrosa ruta del Poder Judicial, según Germán Martínez Cázares

Tren Parlamentario // Vicente Bello

 

Jueves 25 de noviembre de 2021.- Los senadores se decantaron este martes por que Loretta Ortiz Ahlf sea la nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, tras la vacante que dejará José Fernando Franco González Salas, quien pasará a condición de retiro.  

Hubo más de 15 oradores. Sin embargo, uno se distinguió por las críticas al estado actual de las cosas al interior de la Corte y por las críticas que hizo al actual gobierno, al que perteneció; empero, con sus asegunes: fue en el arranque del sexenio el director general del IMSS, al que renunció porque presuntamente no lo dejaron hacer negocios con los compradores de medicamentos, que, ahora se sabe, son finísimas personas, y priístas todos,  como Manlio Fabio Beltrones, José Narro y Emilio Gamboa Patrón.  

Germán Martínez Cázares, senador sin partido, ex de Morena, ex militante del PAN, y de los íntimos de Fox, dijo: “En el grupo plural tenemos claro que la definición sobre la vacante que dejará el ministro Franco está tomada, al ministro Franco le damos las gracias y le extendemos un reconocimiento por la sobriedad de sus fallos, pero el Poder Judicial está en una peligrosa ruta, con sus favoritos intereses, abogados con picaporte, ex funcionarios federales de este y de otros sexenios con algo más que conflictos de intereses.

“La reforma judicial, constitucional y legal del 11 de marzo y del 7 de julio pasado no sirvió para nada, aunque se vendió como la más trascendente desde 1994.

“Pruebo mi afirmación con los dichos del Presidente López Obrador aparecidos en el periódico La Jornada el 10 de agosto, donde 64 días después de publicada la reforma judicial, ya pedía rectitud y honestidad a los jueces y exigía una reforma, el propio Presidente, dijo que los integrantes del Consejo de la Judicatura los adormecen, necesitan denunciar y combatir la corrupción exigió el Presidente.

“¿Sabrá el Presidente que la contralora de ese Consejo de la Judicatura es la última contralora del gobierno de Peña Nieto?

“La reforma judicial heredada no transformó al Consejo de la Judicatura, no lo despertó, en palabras de López Obrador.

“Esperamos que quien sea electo despierte y despierte y resuelva los asuntos que están deliberadamente en el cajón de temas atrasados en el Palacio de Pino Suárez que no se atienden para no molestar a su vecino de Palacio Nacional.

“Todos los temas de militarismo, por ejemplo: por lo menos cuatro acciones de inconstitucionalidad, fueron militar, Ley de Guardia Nacional, Ley de Registro Nacional de Detenciones, Ley Nacional de Uso de la Fuerza; cinco controversias contra el acuerdo militarista y dos amparos están en el convenenciero y cobarde silencio de la Corte, sin la tutela judicial efectiva, pero también quiere una reforma judicial ahora el presidente de la Corte, ahora el presidente de la Corte llama a una reforma judicial local para los jueces locales y los jueces locales comparados con los federales están en el abandono presupuestal sometidos a presiones de los gobernadores y no poco intimidados por la delincuencia.

“La cacareada reforma judicial no valió ni un cacahuate, porque tampoco tocó al Tribunal Electoral, árbitro definitivo, no el INE, de las elecciones.

“Y también quiere una reforma judicial el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República para que los ministros moderen sus privilegios y opulencia que riñen con la austeridad republicana y denunció que, desde afuera, como aquí se dijo en su momento, se empujó el transitorio que extendía los mandatos al ministro presidente y a los consejeros.

“Nuestro reconocimiento al consejero Bernardo Bátiz por haber renunciado inmediatamente a esa aberración jurídica y moral de aplazar su mandato.

“Pregunto a los que empujaron ese transitorio: empujan sentencias contra cooperativas, aerolíneas, congelaron caprichosamente cuentas con la UIF, ayudaron con amparos a gobernadores amigos y litigaron en el Tribual Electoral, removieron a la magistrada Otálora o al magistrado Fuentes Barrera, ¿no son los que movieron con acusaciones gravísimas que no terminaron en nada, al ministro Medina Mora?

“Prevaricaron para favores a despachos adinerados devolvieron millonarias sumas de impuestos, como se queja con razón, el presidente de la República, no son los mismos, pregunto, ¿los que pararon las impugnaciones contra la mal lograda reforma judicial y maniobraron para desechar los amparos? Incluso con la promoción de un secretario que convirtieron en juez para resolver en definitiva la constitucionalidad de las nuevas leyes judiciales.

“La reforma judicial no ayudó en nada, gran parte de la impunidad mexicana recae en algunos miembros del Poder Judicial que tienen hilos con el poder político y con el poder económico, moderar esa reforma que legó una cultura presidencialista o judicial, como lo dijo el Instituto de investigaciones jurídicas de la UNAM, será tarea del juez o jueza constitucional que hoy elijamos.

“Esperaríamos un acuerdo general de la Suprema Corte para igualar a los ciudadanos frente al acceso a la justicia y que no tenga la llave de acceso vía reclamación, únicamente el presidente de la Corte, sólo el fiscal Gertz, tiene derecho a que sus asuntos se vean en la Corte.

“Ojalá el nuevo o nueva juzgadora sea un contrapeso real en las revisiones administrativas que conocerá el Pleno de la Corte en adscripciones y readscripciones de juzgadores; cambiar a contentillo a juez es una práctica deleznable, producto de la mezcla perversa entre las tareas de la Suprema Corte que juzga y el Consejo de la Judicatura que debe gobernar con autonomía a juzgadores y juzgadoras, la carrera judicial hoy por hoy está patrimonializada”. (Comunicado de Prensa)

25/11/2021