Tapachula, Chis. 18/09/2021 29.84oC

¿Por qué se derrumbaron las Torres Gemelas?

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

POR: Jesùs Cruz Lòpez /CULTURA COLECTIVA

 

A 20 años de la tragedia, el derrumbe de las Torres Gemelas sigue impactando en nuestros días. A pesar de que la causa del desastre ya es bien conocida, los daños que pasaron dentro de los edificios siguen siendo discutidos

Un 11 de septiembre del 2001 las Torres Gemelas de Nueva York fueron derribadas en un supuesto ataque terrorista donde dos aviones secuestrados se estrellaron contra los edificios. Una historia que muchos ya conocemos y marcó la historia de Estados Unidos, lo que no muchos recuerdan es que si bien la principal causa del derrumbe fueron los aviones, otra cadena de factores fue la que ayudó a que se cayeran. Ambas torres, de hecho, duraron de pie más de 50 minutos después de sus respectivos impactos.

Más allá del choque

Todos los testigos del atentado concuerdan en que la principal razón del desplome de las torres fueron los choques, aún así, el científico Eduardo Kausel y un grupo de expertos se dieron a la tarea de investigar lo acontecido a un nivel más estructural y arquitectónico. Sus hallazgos son una serie de eventos difíciles de imaginar posibles.

Con ayuda del  Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), los estudios de Kausel fueron publicados en 2002, y coinciden con la investigación oficial de Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST). Ambos coincidieron que, después del choque, la mezcla entre el severo daño estructural y los múltiples incendios fueron lo que derrumbó ambas torres.

Kausel asegura que sin uno de estos dos factores, las torres hubieran resistido el atentado. Curiosamente, el informe del NIST también reveló que documentos oficiales aseguraban que las torres estaban diseñadas para resistir el choque de un Boeing 707. Sin duda un detalle extraño que agregar en las especificaciones de un edificio.

El efecto domino

Para entender mejor la seguridad que tenían los inmuebles, podemos mirar como fueron construidos: entre las vigas de acero horizontales y las columnas de acero verticales se distribuía el peso de cada piso hacia las columnas, las cuales se encontraban los centros de las torres.

Al mismo tiempo, cada piso evitaba que las columnas centrales se torcieran. Por último, tanto vigas como columnas estaban recubiertas de hormigón y una capa contra el fuego. En ese entonces, era tecnología de primera que convirtieron a las torres en verdaderos tanques.

O eso se creía hasta el atentado. El impacto de ambos aviones causó que el aislamiento se desprendiera de vigas y columnas, permitiendo que el fuego causara un daño mayor al normal. Pero esto no fue lo único que avivó el fuego, las altas temperaturas también rompieron las ventanas, dando entrada a más aire que alimentara las llamas.

Mientras tanto, el combustible de los aviones que no explotó en el choque inicial fue escurriendo hacia abajo, propagando aún más el fuego. Gracias a las altas temperaturas, todas las vigas se volvieron maleables y propensas a movimientos de adelanta hacia atrás.

Tarde o temprano tenían que ceder al daño, y una vez que cayó el primer piso el peso extra facilitó derrumbe tras derrumbe. Es por eso que, después de resistir alrededor de una hora, las torres se derrumbaron en cuestión de segundos.

Los escépticos

Aunque la versión oficial ya tiene años de haber sido publicada, aún hay muchos escépticos que cuestionan la veracidad de las investigaciones. Durante mucho tiempo, y aún hoy en día, una buena parte de americanos cuestionaron si realmente fue un ataque terrorista o un trabajo interno.

No nos meteremos de lleno en las pruebas de esta teoría, cualquiera puede hallarlas fácilmente en Internet y hay miles de las cuales elegir, pero vale la pena mencionar algunas de las incongruencias que encuentran estos escépticos.

El argumento más debatido es el papel del fuego en la demolición. Dudan de la capacidad de las llamas de debilitar a tal punto las vigas, y comparan el suceso con diversos videos de otros rascacielos en llamas que se mantienen de pie. De hecho, una frase famosa surgió de esta duda y se volvió parte de la cultura popular americana: “Jet fuel can’t melt steel beams”

Por otra parte, muchos dudan de la capacidad de los terroristas que secuestraron los aviones para pasar desapercibidos por la seguridad americana que desde ese entonces no ha hecho más que aumentar.

Las dudas de las personas siguen y siguen, pero a casi veinte años de la tragedia es muy probable que todo lo que se tenga que decir al respecto del incidente ya se haya dicho. De todas formas, los inconformes siguen presionando, y quién sabe, tal vez nuevos descubrimientos salgan a la luz en un futuro.

15/09/2021