Tapachula, Chis. 20/10/2021 26.29oC

Cocacola, Oxxo, Bimbo, Kimberly Clark, Walmart, Cemex…


Tren Parlamentario

Vicente Bello

Rocío Nahle, más allá de la importancia periodística de cuanto ocurría en los territorios del Congreso de la Unión, seguía desnudando, como nunca antes se había hecho desde las esferas altas del poder público, a una reforma constitucional (la energética, de 2014) transfigurada en instrumento para someter a todo un país, por un grupo tan poderoso como reducido y canalla.   

Continuó la secretaria:

“El artículo 27 constitucional habla sobre la transición energética, donde corresponde exclusivamente a la nación el área estratégica de la electricidad, consistente en generar conducir, transformar, distribuir ya abastecer energía eléctrica.

“El artículo 28 señala sobre la seguridad energética. La CFE generará como mínimo el 54 por ciento y los privados el 46 por ciento de la electricidad. A los privados no se les va a nacionalizar ni un tornillo, ni una tuerca. 

“Dentro de los transitorios se señala que las funciones de los órganos reguladores, como es la Comisión Reguladora de Energía  (CRE) y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), pasan a ser parte de la Secretaría de Energía para garantizar una planeación  adecuada en el balance energético  y eliminar un exceso de burocracia.

“En el 2013,  estos órganos reguladores estaban  dentro de la Secretaría de Energía.  Desde hace mucho tiempo ahí mismo se llevaba y ahí mismo se hacía la planeación.  Los sacaron y los hicieron autónomos. 

“¿Y qué fue lo que pasó? Por ejemplo: la red eléctrica tiene  una demanda proyectada para todo el país de 52 mil 500 megawatts, pero la CRE  ha dado permisos por  134 mil 372 megawats, derivado de una falta de coordinación, ya que en la reforma del 2013  se crearon estos órganos autónomos con el solo propósito de extender permisos sin control. Y esto ocasionó vicios de corrupción y un desbalance energético  severo.

“La CFE actualmente tiene 191 centrales de generación. Pero sólo opera el 55 por ciento promedio de su capacidad. De estas 191, sesenta y nueve son energías limpias: geotermia, hidráulica, nuclear, eólica y solar. Pero, en contraparte, en el 2020, la CFE tuvo que  comprar 90 terawatts/hora  en el mercado eléctrico por  223 mil  millones de pesos. Y por tener el 45 por ciento de sus plantas fuera de operación, subutilizadas, no facturó, no generó  215 mil millones de pesos más, y éstos  se fueron pues a las empresas privadas como Iberdrola… y todas estas empresas que están aquí. 

“La CFE prácticamente sostiene a los privados y les ha dejado el mercado. 

“¿Cómo funciona la distribución de la electricidad todos los días?  En una oferta manipulada que se hace todos los días a partir de las ocho de la mañana,  el Cenace  (Centro Nacional de Control de Energía) pasa primero  a quien oferta más barato. Por lo general, siempre lo hacen los privados, rotándose en grupos  para mantener su prioridad. Se ponen de acuerdo. Sin embargo, al final del día,  en la noche, cuando cierran la factura,  a todos se les paga, por igual, el precio más alto.

“Si uno cotizó a 2.15 kilovatio/hora y el más caro a 3 pesos, al final del día a todos se les paga a 3 pesos. Esto ha generado un mercado perverso.  Entonces, ¿de qué sirve que el primero  venda a 2.15 si no hay ningún  ahorro para el país.  Y a la CFE siempre la dejan al final. 

“También esta reforma plantea cancelar los contratos.  Desde el 2014 hasta el 2018 se realizaron tres subastas a largo plazo de generación eólica y solar. De estas subastas, las CFE está obligada a comprar durante 20 años a un precio fijo la electricidad, que hoy  es el más alto del mercado.

“Gran parte de estos proyectos fueron financiados por la banca de desarrollo de México: Bancomext o Nafin, haciéndonos creer que eran inversiones que estaban llegando. Pero también otro tipo de contratos, que son los productores independientes.

“En estos últimos años se han construido 34 centrales privadas eléctricas. Bajo este esquema de productor independiente, donde la CFE está obligada a comprar su energía por 25  años para apalancar la inversión, realizada por estos privados… Pero, al final, después de los 25 años,  la central les va a quedar a los privados. 

“En este modelo, la CFE está obligada a pagar el 100 por ciento de la generación, aunque le entreguen menos, que generalmente lo hacen. Y el excedente lo revenden en otro modelo ilegal, llamado ‘autoabasto’.

“Estos otros tipos de sociedades de autoabasto, en el 2013, se extendieron los permisos de autoabasto para que grandes fábricas produzcan su electricidad. Sin embargo, esto decayó en una práctica ilegal, creando un mercado eléctrico paralelo, donde simularon estos permisionarios tener socios de un dólar. Y empezaron a vender electricidad utilizando las líneas de transmisión de la CFE, incurriendo en fraude fiscal.  Esta actividad es ilegal.

Hasta hoy, hay registradas 239 centrales de autoabasto, y de ellas hay 77 mil 767 consumidores. Estas centrales no cuentan con el permiso autorizado de sumnistro básico, de vender electricidad.

“Si hay 239 centrales de autoabasto debería de haber 239 consumidores, nada más. Y hay 77 mil.

“Dentro de estas centrales de autoabasto están grandes empresas como bimbo, Kimberly Clark, Oxxo, walmart, femsa (cocacola), Cemex y otras más. Estas empresas no cubren  el costo real del transporte (de la electricidad). Se le llama porteo. Porteo de electricidad es ‘viaje de la electricidad sobre el cable de la línea de transmisión’.  

“Estas empresas se interconectan en la red, creando  inestabilidad y pérdida de confiabilidad en el sistema.  Y aparte captan incentivos de la CFE, entre otras cosas”.  

Y seguía.

 

--o---

13/10/2021