Los médicos no son criminales
 
  • - Mayans a sus compañeros senadores: “Me duele que se hagan pendejos”
  • - ¿Cuándo piensa el Senado apoyar a los médicos?
  • - Ojalá ninguno de ustedes requiera de un médico.
 

TREN PARLAMENTARIO

CDMX; 14 de abril de 2018.- Casi finalizaba la sesión del martes 10, en el Senado. Penúltimo punto del orden del día: comentarios sobre el pleito entre el gobierno de Chihuahua, de Javier Corral, y el gobierno de Enrique Peña, por la suerte del segundo de a bordo de Manlio Fabio Beltrones, Alejandro Gutiérrez, a quien sorprendieron con los dedos en la puerta cuando desde su calidad de secretario general del PRI recibió 250 millones de pesos del gobierno de César Duarte, hoy a salto de mata, para las campañas del PRI en 2012.

Pidió la palabra el senador tabasqueño Fernando Mayans Canabal. Y no, no iba a hablar del tema. Utilizó el orden del día para poder ocupar la tribuna y hablar de otro asunto: la detención de un médico oaxaqueño por presunto homicidio contra un niño, durante el ejercicio de su profesión.  Mayans, indignadísimo, recurrió a esta práctica legislativa de ocupar la tribuna bajo otro tema, ante un orden del día acotadísimo para temas como el de Oaxaca. Y causaba furor entre sus compañeros por la manera como remató su exposición en tribuna: de plano dijo a todos los senadores que se hacen pendejos. Afirmación con la que más de 120 millones de mexicanos sin duda estarán de acuerdo.

He aquí partes medulares de su oratoria:

“El médico  certificado y reconocido por sus pacientes y colegas, como alguien con una profunda calidad humana, con actividades altruistas en organizaciones como el manejo del Síndrome de Down y en el CRIT, al que se le recuerda como alguien que operó fuera de horario y de manera desinteresada a los niños afectados por la caída del helicóptero de la Marina donde iba el gobernador de Oaxaca y el secretario de Gobernación,  hoy está preso y podría alcanzar entre ocho y 20 años de prisión.

“Es el primer médico en México acusado de homicidio doloso, eventual delito grave, sin derecho a fianza; por lo que la muerte de un niño de tres años, quien presentó una reacción alérgica fatal, que le llamamos ‘anafilaxia’ a un medicamento durante el procedimiento anestésico.

“Lo acusan no por impericia o negligencia, por mala praxis no, lo acusan de homicidio,  homicidio porque en donde operó no contaban con la Unidad de Cuidados Intensivos y lo juzgan por dolo.

“… Oaxaca con infraestructura deficiente en salud, donde cabe mencionar la sobreespecialidad y la subespecialidad de Luis (Alberto Pérez Méndez), nuestro caso, no existe casi en el estado de Oaxaca: Ortopedista- Pediatra.

“Los padres ya habían acudido a un hospital público en donde no se contaba con los recursos humanos y materiales para atender al paciente.

“Luis (Alberto Pérez Méndez) fue contactado por los padres y aceptó atender a su hijo en un hospital privado certificado y autorizado por la Secretaría de Salubridad.

“La reacción anafiláctica se presenta en uno de cada 30 mil casos. Es una entidad clínica descrita y no hay forma de saber que si es alérgico a algo a lo que no ha sido expuesto anteriormente.

“La mala praxis, se debe juzgar y castigar, pero en Código Civil y no por el Código Penal. Los médicos no somos criminales.

“Luis debe salir libre, tener un juicio justo, con peritos médicos y preparados en el tema, no por un Ministerio Público que no tiene idea de lo que es la medicina.

“Por esto y muchas cosas más, hoy en una sola voz todos los médicos, enfermeras, trabajadoras sociales, paramédicos, decimos: #TodosSomosLuis.

“… Además, hago una propuesta para que se emita un pronunciamiento del Senado de la República a efecto de que en el caso del médico Luis Alberto Pérez Méndez, se garantice el principio de presunción de inocencia, previsto en nuestra Constitución política y el derecho humano del debido respeto.

“A poco el gobernador Alejandro Murat es un criminal porque le dejó caer un helicóptero a más de 15 gentes, y mató niños, claro que no, fue un accidente, y los que no sepan de medicina, así es también las reacciones anafilácticas, desafortunadas, y por no contar con unidades de cuidados intensivos.

 “Yo les pido el apoyo a todo el Senado Mexicano y a la Cámara de Diputados por la profesión médica, nosotros respetamos y amamos a nuestros enfermos, desafortunadamente quieren que caigamos, y cuando demos consulta, tengamos un abogado al lado, y cuando nos diga el enfermo, cuál es su diagnóstico, mi abogado va a contestar, esa pregunta no se la puede contestar el doctor.

“Entonces, cuánto vamos a cobrar por una inyección que se puede infectar en la nalga, cuando se paga, se le da de propina, 5, 10 pesos a una enfermera; ah, pero se puede infectar, se puede hacer una absceso, si es diabético, pues ella no va a poner ninguna inyección, tráigame seguro médico, yo tengo que tener seguro, y una puesta de inyección en la nalga va a costar 5 mil pesos en un pueblo pobre que el gobierno lo tiene sumido en la miseria.

“Cómo vamos a hacer para ejercer la medicina, compañeros, ¿qué, no lo entienden?

“Discúlpenme que les hable así, pero me duele de corazón que se hagan pendejos en el Senado de la República, y que no quieran ayudar a los médicos de este país, que tanto necesitan ustedes”.

El que presidía, Ernesto Cordero, muy presuroso que se pone el saco de pendejo, y, exclamando “ya estuvo suave”…, ordenó quitarle a Mayans el sonido del micrófono. Y todavía en la sesión del jueves seguían reclamándole al indignado senador por haberlos pendejeado desde la tribuna.


VICENTE BELLO

 

--o—

 

 
 
14 Abr 2018
 
Regresar