El vestido de compromiso de Kate Middleton llevó a la ruina a la diseñadora
 
 

Daniella Helayel, la diseñadora de Brasil detrás del increíble modelo que usó Kate Middleton para anunciar su compromiso, reveló las consecuencias del “Kate effect” en su marca que ahora es inexistente.

Es difícil de imaginar que un vestido azul que cuesta $430 libras ocasionaría el fin de una marca de moda británica poco conocida.

Cuando Kate usó el famoso vestido de seda azul de la firma Issa London para anunciar su compromiso con el príncipe William en 2010 nadie se imaginó que la elección de la ahora duquesa de Cambridge ocasionaría el cierre de la marca cinco años después.

En noviembre de 2010, la duquesa de Cambridge usó un simple pero elegante vestido azul llamado “Sapphire London” diseñado por la fundadora y ex directora creativa de Issa, Daniella Helayel.

Y menos de 24 horas después del anunció de compromiso, así de la nada, de la noche a la mañana el vestido se volvió una sensación y se agotó. El diseño estuvo disponible en el retailer británico Harvey Nichols, y de acuerdo con informes, los diseños de la marca se vendieron en más de 43 países.

Años más tarde, Daniella y la marca desaparecieron de la industria de la moda. Recientemente en una entrevista para Daily Mail, la diseñadora reveló que la popularidad sin precedentes de sus diseños, fue increíble en cuestión de ventas pero desastrosa para su negocio.

El día en el que Kate se comprometió Issa contaba con 25 empleados y tres cortadores de patrones en su estudio y mientras tanto, lo que ocasionó que la firma estuviera en el borde de una crisis financiera.  ‘Issa era una marca de nicho; tuvimos seguidores leales, pero en 2008 y 2009 tuvimos graves problemas financieros. Cuando Kate se puso ese vestido, todo cambió “, confesó.

Daniella no tenía idea de que Kate usaría uno de sus diseños para anunciar su compromiso y dijo que esa mañana, como en cualquier otra, fue a clase de yoga y luego recibió una llamada de un amigo que le contó que Kate llevaba puesto el vestido “Sapphire London”.

“No teníamos televisión en el estudio y esto era antes de Instagram, pero pronto supimos que Kate llevaba puesto nuestro diseño porque a las cuatro en punto los teléfonos comenzaron a sonar y no se detuvieron. Fue una locura “, añadió.  Con el vestido agotado en cuestión de minutos y demandas de nuevo pedidos, la directora creativa de la descubrió que la popularidad no siempre es sinónimo de éxito.

Con las ventas dobladas después de la aparición de Kate usando el famoso vestido azul, Daniella confesó que no tenía el dinero para financiar la producción en una venta masiva de este tipo para lograr satisfacer la demanda.

“El banco se negó a darme crédito, y la fábrica me gritaba que pagara sus cuentas. Necesitaba un inversor “, explicó. Después de que Camilla Al-Fayed, amiga de la diseñadora, ofreció comprar el 51% de las acciones de la compañía, Issa reclutó un nuevo CEO en 2012, y luego, Daniella renunció a su puesto como directora creativa en mayo de 2013. Dos años más tarde, la firma cerró. ‘Me fui porque no pude soportar más. Me sentí tan estresada que mi cabello se puso blanco y comenzó a caerse. Me rompí al final. Tenía un gran negocio, que había construido por mi cuenta durante más de una década. Verlo evaporarse fue desgarrador. Me tomó dos años y no diseñé nada. Fue muy doloroso

“No creo que la gente se dé cuenta de lo mucho que he sufrido, pero siempre he creído que lo que no te mata te hace más fuerte”, agrega la diseñadora, que recientemente lanzó su nueva marca, Dhela, y diseñó un vestido tipo Kate / Issa similar para Monsoon que ya está a la venta.

 
 
10 Mar 2018
 
Regresar