10 futbolistas que pasaron de las canchas a la cárcel
 
 
1. Robinho

Llegó a ser anunciado como 'el nuevo Pelé' cuando el Real Madrid lo fichó en 2005; después siguió una brillante carrera en el Milán, el Manchester City y hasta en China, antes de regresar a su natal Brasil. Pero el jugador arrastraba un secreto. En 2013, junto a otros cinco amigos que lo acompañaban en un club, Robinho emborrachó a una chica albanesa, la metió al vestidor del lugar y la violó. Tras una larga persecución de la ley, el “sucesor” de Pelé fue condenado a 9 años de cárcel.

2. Bruno Fernandes da Souza

El brasileño tenía un talento fuera de serie como portero, pero también ocultaba un lado perverso. El guardameta del Flamengo fue detenido en 2010 por asesinar a su esposa debido a que ella le pedía más dinero para el hijo que había tenido con el jugador. Fernandes fue condenado a 23 años de prisión pero logró salir libre tras sólo 7 años de encarcelamiento.

3. Vinicius 'Breno' Broges 

No cabe duda que el alcohol nos lleva a hacer locuras y ese es el caso del jugador que vistió la playera del Bayern Munich en la temporada 2011-2012. En septiembre de 2011, durante una borrachera, “Breno” decidió incendiar su casa debido a la frustración que sentía por una lesión de rodilla. Fue condenado a tres años y nueve meses de cárcel. Al final todo resultó bien para el brasileño, ya que al salir de prisión jugó para el Sao Paolo y después lo contrataron para liderar el banquillo del Die Roten.

4. René Higuita

El portero colombiano será recordado por crear el movimiento del escorpión, maniobra que consiste en lanzarse pecho tierra y detener el balón con los pies. Pero en 1993, el ex guardameta del Valladolid pasó siete meses preso por negociar el rescate de la hija de un amigo cercano, la cual había sido secuestrada por Pablo Escobar. El amigo afectado dio una compensación económica a Higuita por actuar como mediador, lo que bastó para levantarle cargos por secuestro.

5. Omar 'Gato' Ortiz

En 2002, tras una serie de altibajos en su carrera provocados por problemas de dopaje, el ex portero de Rayados debutó en la Selección Mexicana. Parecía que su trayectoria por fin iba en buen camino, pero todo se vino abajo cuando fue detenido en 2012 y acusado de secuestro. El guardameta actualmente se encuentra preso aunque no ha recibido condena.

6. Adam Johnson

En uno de los casos más recientes, el lateral de la Premier League fue señalado en 2016 de abuso sexual contra una menor. Al inglés, que jugó para el Sunderland, se le acusó de provocar daño psicológico a la chica de 15 años, por lo que deberá pasar seis años tras las rejas.

7. Maradona

La estrella argentina siempre ha tenido una relación complicada con la ley. En 1991 fue detenido y procesado en prisión por consumo de cocaína, para después ser liberado. Tres años después, volvió a ser encarcelado de manera preventiva por disparar contra varios periodistas afuera de su casa. Y en 2013 se encontraba bajo la mira de la ley italiana por presuntamente evadir impuestos.

8. Eric Cantona

Era el 25 de enero de 1995 y el integrante del Manchester United, Eric Cantona, acababa de ser expulsado por una falta contra un oponente del Crystal Palace. El jugador francés se tomó su tiempo para abandonar el campo y fue entonces cuando uno de los aficionados lo insultó. Cantona perdió el control y le lanzó una patada voladora digna de un karateka. El momento de furia le salió caro y el jugador tuvo que pasar una noche en prisión y pagar 30 mil libras, además de sufrir una suspensión temporal.

9. Peter Storey

Los crímenes del inglés son los más excéntricos de esta lista. En 1979, el legendario delantero fue encarcelado por dirigir un burdel, sólo para ser liberado poco depués y regresar a la cárcel un año más tarde por falsificar monedas de oro, situación por la que recibió tres años de condena. Storey, aún considerado como uno de los mejores jugadores de Inglaterra, regresó tras las rejas en 1990, por tratar de contrabandear veinte videos pornográficos en una llanta de repuesto.

10. Nizar Trabelsi

El tunecino portó los colores del Fortuna Dusseldorf de Alemania durante sólo un partido, en el que anotó un gol. Pero inmediatamente después de este primer juego, fue arrestado por formar parte de la organización terrorista Al-Qaeda. Resulta que mientras sus compañeros entrenaban, Trabelsi planeaba un atentado a la embajada de Estados Unidos en París, en el cuál sería el mismo el atacante suicida que se haría explotar. Por este motivo, el jugador recibió una condena de diez años de prisión en 2003.

 
 
28 Feb 2018
 
Regresar