¡El nos amo primero!
 
 
Que especial es poder amar, más cuando la persona a la que amamos nos ama a nosotros también y sus características superan a la de cualquier persona. Generalmente amamos a la persona que no nos hace daño, a la persona que no esta en nuestra contra y que nos cae bien. “Negamos el amor a las personas imperfectas”, pero que crees, ¡Dios NUNCA nos ha negado Su amor”. ¿Tu crees que somos fácil de amar a pesar de nuestras imperfecciones? Yo creo que no, pero Dios nos ama.

 

Ahora, amar a Dios es súper sencillo y nosotros podemos hacerlo sin límites. La forma mas clara en la que podemos tú y yo demostrar que amamos a Dios  es amando a nuestros prójimos, un prójimo imperfecto que no tenemos la certeza que quiere amarnos de vuelta o si quiera ante los ojos de alguien, merece amor. Somos buenos para decir quién si y quién no merece amor, pero ¿Tú y yo merecemos amor? Dios nos ha amado incondicionalmente y nada nos puede separar de su amor.

Nosotros podemos ver el  incalculable amor de Dios en que envío a su hijo unigénito por rescate nuestros, ¿Puedes creerlo? ¡Si!, a su hijo unigénito para que todo aquel que en El crea no se pierda mas tenga vida eterna.

 

Quiero que sepas algo, alguien esta preocupado por ti, alguien esta interesado en lo que eres, tus sueños, tu corazón, lo que hay en ti, ¡Dios mismo ha decidido enviar a su único hijo para que tu puedas tener una esperanza de vida nueva! Dios quiere transformar tu vida y provocar que empieces a vivir como su hijo, bajo su cuidado y favor, haciendo a un lado la culpa, el rechazo, la limitación, la falta de paz, la falta de propósito. ¡Tenemos una esperanza en Jesus!

 

Tenemos que hacer algo muy sencillo, te invito a que puedas darle una oportunidad a Dios y le permitas transformar tu vida para siempre. Lo único que necesitas hacer es que Dios sea el #1 en tu vida, “tu prioridad de vida”, ¡la razón por la cual tu y yo vivimos!

 

Le preguntaron los escribas a Jesús, los expertos de la ley: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos?  La respuesta de Jesús es: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento (Marcos 12:29-30).

 

Encontramos ahí 4 formas de amar a Dios, con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con toda nuestra mente y con todas nuestras fuerzas. Tú y yo fuimos creados a la imagen de Dios para hacer dos cosas en la Tierra: aprender amar a Dios y aprender amar a otras personas como Dios las ama, para ello, necesitamos ver a las personas que nos rodean de la forma en la que Dios nos ve. En la vida todo es acerca del amor y el amor comenzó con Dios porque Dios es amor, esa seria la definición correcta de amor.

 

¿Por qué nosotros podemos amar a Dios? Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero. Él nos amó primero, y luego nos dio la habilidad de amar a otros (1 Juan 4:19).

 

La única razón por la que puedes amar a Dios o cualquier persona es porque Él te amó primero. Y demostró ese amor enviando a Jesucristo a la tierra a morir por ti. Te mostró su amor creándote, dándote todo lo que tienes en esta vida. Todo es un regalo de amor de parte de Dios, ¡TODO!

 

Para poder amar a otros y convertirnos en grandes amantes, primero debemos entender y sentir lo mucho que Dios nos ama. No queremos solo hablar de amor, leer a cerca del amor o discutir sobre el amor, si algo es urgente es que “todos necesitamos experimentar el amor de Dios". Quiero decirte que la Biblia es clara en decir que nada te podrá separar del amor de Dios. UN AMOR PERFECTO, incondicional, sin limites, sin fin, un amor sin medidas. Eso quiere decir que tú y yo podemos abundar en amor, un amor incondicional que podemos imitar y aprender para compartir con las personas que nos rodean.

 

REFLEXIONA: Necesitamos llegar a ese día cuando finalmente, comprendamos como Dios nos ama completa e incondicionalmente. Necesitamos estar seguros en la verdad de que no podemos hacer que Dios nos deje de amar.

 

Efesios 5:1-2 dice: Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.

Una vez que estamos seguros dentro del incondicional amor de Dios, empezaremos a dar más oportunidades a los demás, así como Dios nos da la oportunidad a nosotros. Si tú y yo caminamos en Dios, caminamos en amor, un amor incondicional que nos permite vivir con la identidad correcta.

 

¡Gracias por ser parte de mi historia! Conectate con 5 Minutos en la Palabra con Alex Orella. ¡Escribeme!, hay un mensaje cada mañana que impactara tu vida o sintonízanos en “Noticias de Chiapas Radio”.

 
 
25 May 2018
Regresar