La deuda maldita que nos han heredado
 
 
Si alguien le ha hecho daño a Chiapas, ha sido Juan Sabines Guerrero, hasta hoy en día Cónsul en Orlando, Florida, en los Estados Unidos.

Heredó a la administración estatal una deuda impagable, que se sigue arrastrando y que está llevando al estado a una crisis, que ya se está resintiendo en los bolsillos de los ciudadanos. Pero, también, “el güero” ha abonado a esto y ya ha pedido préstamos y deudas que acumuló con la Iniciativa Privada, que de la misma forma dejará al que quede.

No por algo cayó bien el escuchar  que se haga una Comisión Especial para que se investigue y se castigue a Sabines. Pero, eso se debe de ampliar a los actuales, quienes ya están preparando “su cargamento”, como el jibarito, “locos de contento”, para irse a vivir “en los paraísos” a otros estados y países.

El “sabinazo”

Según datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público del Gobierno Federal, la deuda que nos dejó a los chiapanecos Juan Sabines, es de más de 16 mil 513 millones de pesos, con lo cual colocó a Chiapas en el escenario nacional, al ser la quinta entidad que más se endeudó, hace ya 6 años.

Sin embargo, esta es la información oficial y pública, que han negado otras dependencias como la Secretaría de Hacienda del Estado y otros actores políticos ligados a Sabines. A este monto multimillonario, hay que sumarle la deuda que dejó Juan no registrada, secreta, y a proveedores, que hace que la cantidad se eleve a más de 40 mil millones de pesos.

Proveedores, como los que abastecieron medicamentos en los hospitales durante su administración y a quienes se les quedó debiendo. Al cambiar la administración, esas empresas no han dotado ni de los medicamentos ni de los materiales necesarios a los hospitales, por las deudas que no reconoce “el güero” de su antecesor. Y han tenido que ir abonando, negociando, tomando de otras dependencias y solicitando nuevos créditos a otras empresas, para salir del paso.

Y por si fuera poco con estos más de 40 mil millones, Sabines aún pidió otro préstamo, de 5 mil millones, en septiembre del 2012, que se utilizaría para el proceso de transición de hace 6 años. De esto, sabe mucho el entonces Diputado Local y secretario de la mesa directiva del Congreso Local, Saín Cruz Trinidad, ahora candidato del PRI a la alcaldía de Pijijiapan.

De entrada, Sabines le dejó a partir del primer segundo al “Güero”, una deuda pública de más de 20 mil millones de pesos, de la cual se va pagando mes con mes, varios millones de pesos, que tanta falta le hace a los chiapanecos.

Así también “el Güero” ha hecho lo propio. Y en sus primeros 6 meses, pidió mil 400 millones de pesos, porque era insostenible la administración, así se dijo, por las deudas que arrastraba, pero que no se han resuelto. Y el año pasado, hizo otro préstamo, por 125 millones de pesos, que se supone se destinarían para la construcción de un cuartel militar, que hasta la fecha no se sabe si avanza la obra o qué pasó con ese recurso.

En otras palabras, la deuda pública que tiene Chiapas con la Federación, araña los 30 mil millones de pesos. Pero, con la deuda secreta y la de proveedores, lo que arrastra el Gobierno local es superior a la que dejó Humberto Moreira en Coahuila, de alrededor de 36 mil millones.

Lo más ridículo, es que de los casi 30 mil millones de deuda pública, “el güero” solo ha podido pagar un poco más de 2 mil millones.

Por eso es que Chiapas no avanza en sus necesidades.

De mal en peor

Sabines nos prometió “Hechos, No Palabras”. El “güero” nos dijo que “lo mejor de Chiapas está por venir”. Pero, ninguno cumplió, y han dejado peor al estado de lo que lo han encontrado.

En el 2009, el número de habitantes en condición de pobreza alimentaria ascendía a dos millones 17 mil 517, y tres millones 248 mil 450 en pobreza de patrimonio. Sin embargo, la situación no mejoró y para 2010, el estado mantenía el primer lugar de pobreza en el país. A tres años de que el entonces disfrazado de perredista, Juan Sabines, llegara a la gubernatura, persistía el rezago social que ha marcado al estado durante décadas.

De acuerdo con funcionarios de la ONU, el estado presentaba el más bajo índice de desarrollo humano, con una población total de cuatro millones 293 mil 459 personas. A su vez, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), identificó a 28 municipios de la entidad con el menor índice de desarrollo humano. En sí, no había avances en Chiapas en cuanto a la pobreza y el desarrollo de sus pueblos.

Pero, también “el güero” ha sido evaluado mal con su administración muy recientemente.

A seis años, Chiapas no solo continúa siendo uno de los estados más rezagados del país, sino que los indicadores muestran que la situación económica empeoró, así lo afirma la organización “México, ¿cómo vamos?”.

A pesar de las promesas de crecimiento del entonces candidato de la alianza del PRI-Verde, Chiapas ha sido uno de los tres estados que han decrecido en promedio en los últimos cinco años, a un ritmo de -0.2 por ciento en promedio anual. De 14 de los 19 trimestres analizados, se dio una caída en la actividad económica. Además, no hubo avances significativos en la atracción de inversiones que pudieran ayudar a detonar el crecimiento económico.

Entre 2013 y 2017, el estado atrajo flujos de Inversión Extranjera Directa por apenas 805.7 millones de dólares, equivalentes al 0.5 por ciento que recibió el país en cuatro años.

El nulo avance económico de Chiapas tiene consecuencias terribles para los chiapanecos. A finales de 2017, 7 de cada 10 chiapanecos no podían adquirir la canasta alimentaria con el ingreso proveniente del trabajo de su hogar. La proporción es 3.5 puntos porcentuales superior a la cifra que se observaba en 2012, equivalente a 412 mil personas adicionales en pobreza laboral.

En el tema de las finanzas públicas, aunque la deuda se redujo, la eficiencia en el gasto público para atender los retos económicos y sociales ha dejado mucho que desear.

Únicamente en 2016, mientras se había aprobado un gasto por 12.4 millones de pesos en Comunicación Social, el ejercido fue superior y se destinaron casi 400.5 millones de pesos a publicidad oficial; la mayoría de este recurso fue a terminar a medios nacionales, como revistas “del corazón” y una gran parte a Televisa.

Por el contrario, a pesar de que se esperaban destinar 4 mil 315 millones de pesos a inversión pública, el monto efectivamente destinado a este rubro fue 70 por ciento menor, de apenas mil 286 millones. Esto a pesar de que el actual gobernador también aseguró en su discurso de toma de protesta que se trataría del “sexenio de la infraestructura”. Es decir, se dijo que se iba a destinar una “millonada” en obras como caminos, carreteras, entre otras, pero al final no lo hizo esta administración de Chiapas que ya se va.

Por eso, este último estado del sureste mexicano lleva décadas siendo diagnosticado como uno de los estados con mayor rezago del país. Cada sexenio, los candidatos que aspiran a ocupar el cargo a Gobernador, realizan un sinfín de promesas que rara vez se concretan.

Sí a la Comisión Especial

Lo dijo el candidato del Frente a la gubernatura, Josean, durante el debate. Una comisión especial para que sea investigado y juzgado Juan Sabines, que es el que empezó con las deudas en el estado.

 

Pero, esto le cayó mal al candidato del PRI, al “diablito”, porque el Cónsul en Orlando, sigue siendo su padrino político. Aunque dijo que si aceptaba, y que también habría que investigar a las secretarías estatales, echándole que Josean estuvo en la del Campo, pero la verdad es que no le conviene.

Porque también hay que ver si esos miles de millones que se pidieron prestados, si no fueron utilizados para atender las demandas del pueblo chiapaneco, en algún lugar tuvieron que ir a parar.

Hay que recordar que Sabines, traicionó hace 6 años a AMLO y se fue con el PRI, y le inyectó todo el apoyo a Peña Nieto y “al güero”. Sobre todo, le inyectó mucho, pero mucho dinero a las dos campañas. No por nada está de diplomático en los Estados Unidos.

En estas elecciones, el Gobernador sigue en la línea priísta y apoyando “al diablito”, su ahijado. Porque sabe que si llega, ya no habrá sobresaltos para pedir cuentas sobre el endeudamiento que dejó.

Sin embargo, es necesario, quien llegue al poder después de las elecciones, ya sea PRI, Frente o MORENA, que se investigue y se finquen responsabilidades.

Porque la ambición de unos cuantos políticos está llevando a que en Chiapas, no solo falten los medicamentos en los hospitales, sino que ya los chiapanecos de a pie, no anden dinero en sus bolsas, porque existe una crisis económica provocada por quienes nos han mal gobernado.

Moraleja: A los políticos, como a las mujeres… ¡Ni todo el amor, ni todo el dinero!

Piedritas: Al poderoso Alfredo Lugardo López, lo movieron como Sub-Secretario de Gobierno en Tapachula. Y hay dos versiones: Lo movieron por haberse inclinado mucho hacia “el diablito”. Y la otra, que se fue a coordinar de lleno la campaña del candidato del Verde en Tuxtla Chico, Ezau Guzmán.

Alfredo, quien ha soñado con ser Secretario de Educación, desde que fue coordinador de la campaña de Josean hace 12 años en el PRI. Esperaba que en esta administración se le cumpliera ese deseo, pero igual, se quedó con las ganas.

El ex diputado local por Cacahoatán, es recordado porque era muy allegado a la maestra Elba Esther. Pero, al caer del poder, también cayó él. También es hermano de uno de los peores alcaldes que ha tenido Huixtla, “Pilo” Lugardo.

En su lugar queda Jesús González Armendáriz, huixtleco que en los últimos años se ha pegado mucho a la administración estatal, sobre todo al aún Coordinador de Asesores, “Mundo” Pérez.

Muy difícil que Ciro Sales quede como candidato a Diputado Federal de Tapachula. Y nos lo dicen porque Jorge Elorza, goza de buenas relaciones allá arriba.

¿Las candidaturas independientes en México y en Chiapas a quién benefician? ¿A los ciudadanos? ¿O al PRI? Mañana será nuestro tema.

Comentarios: hectornarvaez@hotmail.com

Cel. 9642823259

Facebook: hector.narvaez.96

 
 
17 Jul 2018
Regresar